Con la tecnología de Blogger.

Seguir por correo

Los Dioses llegados de las estrellas


Egipto fue, es y será siempre fuente inagotable de sorpresas. Pero lo más asombroso es que sus conquistas intelectuales y sus logros tecnológicos no aparecieron por una evolución social, sino que de la noche a la mañana surgió de la nada una cultura sorprendente, en donde se desarrollaron técnicas tan asombrosas que posteriormente no pudieron igualarse.

El conocimiento preciso de la astronomía, las obras de ingeniería para mover y colocar millones de grandes monolitos de piedra, los instrumentos de óptica y mensuración necesarias para ello y que nunca han aparecido, la forma de entender la farmacopea, la medicina y la biología, las herramientas para taladrar y cortar piedras de dureza extraordinaria…

Todo ello se realizó en el Egipto temprano, por aquellos primeros colonos de las riberas del Nilo, con una precisión que luego fue olvidada. Parece que sus mayores logros tecnológicos provienen del periodo predinástico, como si la civilización faraónica fuese la heredera o bien de otra anterior cultura o bien de los argumentos recibidos por contacto directo con los mismos dioses. Y no unos dioses abstractos, sino de presencia tan evidente que no pueden obviarse a la hora de valorar los misterios de Egipto.

Los eslabones perdidos del Antiguo Egipto

A Herodoto le comentaron los sacerdotes que el tiempo transcurrido desde el comienzo de la civilización faraónica hasta aquellos días (490/431 a.C) era de, exactamente, 11.340 años. Estos once milenios son un periodo excesivamente largo como para ser admitido por los historiadores oficiales y nos sumerge en un momento oscuro de una Historia aún no reconocida ni escrita, en donde Egipto fue el escenario en donde, según afirma, habitaron los dioses. En su Historias, libro II, escribe: “…Aún no habían aparecido los dioses en el pasado de Egipto, pero el Sol se había levantado cuatro veces en el cielo desde puntos distintos del actual, y dos veces había salido por donde ahora se pone, y se había puesto por donde ahora sale…”

Este texto de Herodoto nos indica varias cosas. En primer lugar el desconcertante conocimiento de los sacerdotes egipcios sobre la existencia de los cuatro grandes cataclismos que ha sufrido nuestro planeta en los últimos 600.000 años y que han sido refrendados por los estudios del investigador Juan Bonet, recogidos en su libro “El Vuelco de la Tierra”. El último de ellos, acontecido alrededor de hace 13000 años, produjo el fin de la Cuarta Glaciación y es el argumento que utilizan algunos autores para justificar el hundimiento de la Atlántida, la huída de sus últimos moradores y su nuevo establecimiento en el valle del Nilo en fechas aproximadas con el inicio de la cultura egipcia mencionada por los sacerdotes.

Pero en segundo lugar Herodoto escribe que posteriormente a esos cataclismos, o sea, después de hace 12000 años, aparecen los dioses. Este relato ha despertado la curiosidad de muchos estudiosos que, simplificando, han tomado dos líneas de investigación para justificar de quién heredaron los egipcios su saber y parte de sus monumentos. Por un lado los seguidores de la teoría atlante y, por otro, los que promulgan la hipótesis de la llegada a nuestro planeta de seres provenientes del espacio. Estos últimos manifiestan que si la Atlántida hubiera tenido la tecnología suficiente, no tendrían que haber esperado 7000 años para que Egipto se desarrollara como conocemos.

Por ello aseguran que la prácticamente instantánea aparición en Egipto de una cultura tecnológicamente anacrónica sólo pudo ser consecuencia de un contacto puntual con seres extraterrestres. Aunque, quizás, sólo considerando ambas hipótesis a la vez, podrían tener respuestas todas las preguntasplanteadas.

El mestizaje cósmico-terrenal, recurrente en todos los textos sagrados de las principales religiones, tiene en Egipto toda suerte de connotaciones. Aparte de las leyendas y tradiciones, los monumentos que han quedado apuntan a una dirección del firmamento muy definida que señala el hipotético camino que recorrieron los viajeros extraterrestres en su venida.
Como es arriba es abajo

El hecho diferenciador de la religión egipcia con otras religiones es que podemos definirla como la única que conoce el lugar de dónde provienen sus dioses, así como el destino interestelar al que irán sus almas después de la muerte. Este dato resulta altamente importante porque cuando Jesucristo asciende a los cielos no señala a qué planeta, sistema solar o constelación se dirige. Cuando se reza el padrenuestro se dice que el Padre está en el cielo, pero sin precisar en cual de las millones de galaxias que existen. En cambio los egipcios lo tenían muy claro: su más allá estaba en la Duat, la porción de firmamento donde se encuentran las constelaciones de El Cazador (Orión) y El Perro (Can Mayor).

Toda la cultura egipcia se basó en el principio de “como es arriba es abajo”, reflejado en el libro del dios Toth, foto Toht del que sólo quedan referencias, y que posiblemente, según algunos especialistas, fue la fuente de inspiración de La Tabla Esmeralda del mismo dios helenizado como Hermes Trimegistro. Pero este concepto no fue sólo virtual, sino que existen pistas suficientes como para considerar si todo lo desarrollado en el país del Nilo, incluso su propia orografía, serían la concreción en nuestro planeta de un diseño elaborado por aquellos dioses viajeros.

Tanto las fotografías del África oriental, que pueden observarse en la página web de la NASA, así como los estudios de Andrew Tomas, permiten barajar la hipótesis de que el Nilo no es un río natural, sino que es un canal joven, realizado artificialmente para que el agua siguiera el curso actual. Dicha perturbación orográfica explicaría la desertización del Sahara, y las cuencas de los ríos que antaño recorrieron el centro del continente y que aparecen hoy completamente secos.

Con esta obra de ingeniería habrían conseguido que el río reflejara en la tierra la vía láctea que recorre el cielo. Con este planteamiento, al quedar todas las estrellas que componen la Duat a un lado de la Vía Láctea, construyeron en la orilla occidental del Nilo las monumentales pirámides, que servirían para señalar en nuestro suelo la posición de las estrellas. Con ello las estrellas que componen la constelación de El Cazador quedaron representadas en Egipto, correspondiendo las tres estrellas del cinturón de Orión: Al Nitak, Al Nitam y Mintaka, con las tres grandes pirámides de la meseta de Giza, como desarrolló Robert Bauval en su conocida obra El Misterio de Orión.


Escrito por Manuel José Delgado

Primer informe OVNI oficial en Brasil de 1846


En los últimos tiempos la Fuerza Aérea de Brasil ha lanzado un gran número de documentos OVNI de diversas investigaciones oficiales que incluyen:

La famosa "noche oficial UFO", en mayo de 1986, cuando fueron enviados cinco aviones de combate a perseguir a unos 20 objetos sobre el espacio aéreo brasileño, un caso revelado en su momento por el Ministro de Aeronáutica, brigadier general Otávio Moreira Lima;

Operação Prato (Operación Plato) desde la I COMAR (1 º Comando Regional aérea), archivos de casos, mapas y fotos de esta ola de miedo OVNI en el norteño estado amazónico de Pará, en el período 1977-1978, donde muchos testigos fueron heridos por los objetos que se incluye a ser conocido como chupas (palabra portuguesa para lechón, que no debe confundirse con la criatura misterio chupacabras reportado en Puerto Rico y en otras partes de dos décadas más tarde);

Boletines, archivos de casos y ejemplos de SIOANI (Sistema de Investigación de Objetos no identificados Aéreos), una oficina especial, creado por la IV COMAR (4 º Comando Regional aérea) en São Paulo a fines del decenio de 1960;

Documentos varios casos OVNI y de diferentes partes de Brasil que cubren un período que se extiende desde 1952 hasta 1990.

El primer caso OVNI investigado por la Fuerza Aérea Brasileña en los tiempos modernos fue un caso fotográfica famoso en Barra da Tijuca, entonces un suburbio de Río de Janeiro, en 1952. Los archivos se pueden descargar desde el sitio web Fenomenum aquí: archivos de la Fuerza Aérea de Brasil, pero ten en cuenta que todos los contenidos son en portugués, aunque hay algunas fotos e ilustraciones. Durante la investigación de los archivos oficiales en varios sitios web brasileños, sin embargo, he encontrado un caso fascinante de 1846, que tiene que ser considerado como el primer informe oficial de ovnis en la historia de Brasil desde que fue escrito por un oficial de la marina de guerra importante y publicado en el Boletín Oficial de el Imperio del Brasil el 26 de noviembre de 1846. El caso fue descubierto por Edison Boaventura Júnior, presidente del Grupo ufológico de Guarujá (GUG) y publicado en su sitio web en un artículo titulado, "ovnis avistado por militar brasileño antes de 1947." El artículo también incluye algunos foo fighter Segunda Guerra Mundial los casos notificados por los pilotos brasileños en el teatro a la italiana.

UN SOBRESALIENTE TESTIMONIO

El oficial de la Marina que publicó el informe 1846 OVNI en la Gaceta Imperial tenía credenciales impecables. Augusto João Manuel Leverger, barón de Melgaço, nació en 1802 en la ciudad portuaria francesa de Saint-Malo, en Bretaña. Navegó con su padre a América del Sur en 1819 y se fue a Brasil después de la muerte de su padre en Buenos Aires en 1822, uniéndose a la Armada Imperial en 1824 con el rango 2 ª Teniente. Una pequeña aclaración histórica es tal vez para continuar jugando para nuestros lectores americanos: a diferencia de los EE.UU. o de las colonias españolas en América Latina, Brasil obtuvo su independencia sin una guerra, cuando el hijo del rey portugués declaró a sí mismo Emperador de Brasil en 1822 como Pedro I ; Imperio duró hasta 1889, cuando se instituyó una república federal.

Volver a Leverger, tuvo una destacada carrera en la Armada Imperial, donde fue ascendido a capitán de fragata (equivalente a teniente comandante de la Marina de los EE.UU.) en 1842 y, finalmente, al Contralmirante en 1854 y dos años más tarde a la Vice-almirante. Se distinguió sobre todo por sus estudios hidrográficos y la exploración del río Paraguay y de los entonces todavía las zonas fronterizas en gran parte desconocidas entre brasileño de Matto Grosso y Paraguay, la publicación de varios artículos científicos y tablas. Leverger participó en varias campañas militares, el más famoso fue su defensa de Matto Grosso en 1865 contra una invasión paraguaya durante la Guerra de la Triple Alianza, en la que Brasil, Argentina y Uruguay lucharon contra Paraguay, por lo que fue recompensado con el título de barón de Melgaço por el emperador Pedro II. Leverger también era activo en puestos civiles, sirviendo cinco veces presidente de la provincia (actualmente estado) de Matto Grosso. Se retiró de la vida pública en 1870 y murió en 1880 en su querida ciudad de Cuiabá, que había defendido con tanta eficacia durante la Guerra de la Triple Alianza.

Esa es la breve semblanza de nuestro testimonio. En 1846 Brasil estaba flexionando sus músculos contra Paraguay y así Capitán de Fragata Leverger fue enviado a cargo de dos cañoneras, la Dezoito de Julho (18 de julio th ) y el Vinte e Trés de Fevereiro (23 de febrero rd ) en el río Paraguay hasta el final de Asunción, capital del Paraguay. El avistamiento en sí tuvo lugar a unos 19 kilómetros de Asunción, donde el fenómeno también fue visto por el Ministro brasileño (Embajador), Dr. José Antonio Pimenta Bueno, marqués de San Vicente, y muchos otros testigos. No sabemos la fecha exacta del evento, pero a partir de los datos biográficos de los viajes de Leverger, sabemos que estaba en Asunción en junio de 1846. Capitán Leverger escribió un informe detallado de la observación, que se publicó en el Boletín Oficial del Imperio del Brasil el 26 de noviembre 1846 (Vol. I, n º 74, página 295). Los términos de ovnis, UAO (Object aérea no identificada, un término usado más adelante por la Fuerza Aérea Brasileña) o platillo volante, naturalmente, no son utilizados por Leverger, ya que ninguno de ellos existía en su tiempo, pero la Gaceta se referían a ella como una "extraordinaria meteorológica . fenómeno "He aquí, pues es la traducción en Inglés de 1.846 avistamientos de capitán Leverger:

"A LUMINOSO GLOBO CON VELOCIDAD INSTANTÁNEA"


Durante la expedición los cañoneros 'de Cuiabá a la ciudad de Asunción, bajo el mando del Capitán de Fragata Augusto Leverger, observó este fenómeno meteorológico extraordinario que él describe de la siguiente manera:

"He observado esta noche un fenómeno nunca antes visto. A las 5 horas 57 minutos, mientras que el cielo estaba perfectamente clara y tranquila, termómetro [temperatura] 60 ° [F], un globo luminoso realizado con la velocidad instantánea de una curva de 30 grados en dirección NNW. La dirección alcanzados en los ángulos del horizonte de aproximadamente 75 y 105 grados abiertos por un lado oeste empinada.

Una banda de luz 5 º o 6 º de longitud y 30 º a 35 º de ancho se mantuvo, en el que se podía ver tres cuerpos cuyo brillo era mucho más animado que la banda, e igualó si no superó en intensidad de la luna llena en el cielo despejado. Ellos fueron superpuestas y separadas una de otra. El del medio tenía un aspecto casi circular; el de abajo parecía un arco de un círculo de 120 grados con rayos romper al final, la forma en la parte superior era un cuadrilátero irregular, la dimensión más grande de los discos podría ser de 20 a 25 °. Finalmente se podía ver por encima de ellos una cinta de luz muy débil en forma de zig-zag alrededor de 3 ° de ancho y 5 o 6 º de longitud. La altura angular de la big band en el horizonte que parecía ser de 8 º (temerosos de perder algunas circunstancias del fenómeno que yo no fui a sacar el instrumento para medir estas dimensiones).

Todo estaba bajando sin velocidad aparente mayor que las estrellas en su crepúsculo, pero los globos de luz cambió de aspecto, tomando una forma cada vez más plana elíptica, y en una niebla comenzó a parecer pequeñas nubes. La big band inclinó N [norte] hasta llegar a ser casi horizontal, pero el zigzag conservó siempre la misma dirección. Después de 25 min. todo había desaparecido, y no había ni la más mínima señal de perturbación en la atmósfera.

En la ciudad de Asunción, hablé con el Ministro [Embajador] de Brasil [el marqués de San Vicente] y varias otras personas que fueron testigos de este, para todos nosotros, la apariencia singular.

Una circunstancia que me pareció muy digno de mención fue la dirección que el fenómeno observado por el ministro, no había error, porque su observación se refiere a una pared cuyo azimut era fácil de verificar, y esta dirección estaba cerca de ONO, hacerlo por un ángulo de 45 ° hacia el NNO que me di cuenta.

Haciendo un cálculo trigonométrico de este enorme paralaje combinado con la posición geográfica de Asunción y el lugar donde observé que, estimé que el fenómeno se registró en la región de la atmósfera sólo 59 leguas [19,47 millas] de distancia de Asunción ".

Hasta aquí el informe del capitán Leverger publicado en la Gaceta Imperial y visto por el marqués de São Vicente y muchos otros testigos. ¿Qué es exactamente lo que vieron? No lo sabemos con seguridad, pero fuera lo que fuera, fue sin duda muy inusual.

Edison Boaventura, que descubrió el caso, concluyó su artículo con el siguiente párrafo: "Hoy en día, sabemos que este caso, que tuvo lugar durante la época del Imperio de Brasil no se puede explicar como un meteorito o de un fenómeno atmosférico natural, debido principalmente a la de avistamiento tiempo de duración de 25 minutos ...

Por lo tanto, entiendo que este caso tiene incalculable importancia ufológica por las características que se han descrito y por ser el primer evento [OVNI] publicado en un diario de circulación nacional y, por otra parte, en presencia de los hombres experimentados y respetables. "


J. Antonio Huneeus
Periodista de investigación J. Antonio Huneeus ha cubierto el campo de los ovnis desde una perspectiva internacional por más de 30 años. Sus artículos han aparecido en docenas de publicaciones en los EE.UU., América Latina, Europa y Japón. Él era también el co-autor del "OVNI de información de documentos - la mejor evidencia disponible", financiado por Rockefeller Laurance y editó el libro ". Guía de Estudio de los ovnis, Psíquico y Paranormal Phenomena in the USSR" Huneeus estudió francés en la Universidad de la Sorbona en París y Periodismo de la Universidad de Chile en Santiago en la década de 1970. Ha dado conferencias en decenas de conferencias de ovnis en todo el mundo y ha sido entrevistado por muchos medios de comunicación como The Washington Post, los Canales Sy-Fy e Historia, Nippon TV, etc Recibió el "ufólogo del Año" en la Conferencia Nacional de ovnis en Miami Beach en 1990 y la "Valentía en el Periodismo" premio en la X Conferencia en Gaithersburg, Maryland, en 2007.