Con la tecnología de Blogger.

Seguir por correo

VIAJES INTERPLANETERIOS.- Proyecto Daedalus



El proyecto Daedalus fue un estudio conducido entre 1973 y 1978 por la Sociedad Interplanetaria Británica para realizar un diseño plausible de nave espacial no tripulada para realizar viajes interestelares. Una docena de científicos e ingenieros conducidos por Alan Bond trabajaron en el proyecto y propusieron como motor principal un cohete de fusión.

Los criterios de diseño habían especificado que la nave espacial tenia que usar tecnología actual o muy próxima a ésta, y que debía de alcanzar su objetivo dentro del tiempo de vida humana (se asignó una duración del viaje de 50 años). Sin embargo, como se ha comentado, no iba a ser tripulado, sino que la intención principal era usarlo como prueba científica.

Una vez establecidas las directrices del proyecto el primer objetivo, escogido al considerar que podría estar orbitado al menos por un planeta, fue la Estrella de Barnard, una enana roja situada a 5,9 años luz de nuestro Sistema Solar. Se pretendía alcanzar esta estrella en un plazo inferior a 50 años, para lo cual era necesario viajar, al menos, a un 12% de la velocidad de la luz, así que una de las primeras consideraciones a tomar era el sistema de propulsión utilizado en la nave.

Aunque en los orígenes del proyecto se había tomado en cuenta la posibilidad de utilizar un propulsor ramjet, que básicamente consiste en recolectar el hidrógeno existente en el medio interestelar y generar una reacción de fusión nuclear controlada para obtener una aceleración, finalmente se optó por utilizar un cohete nuclear de pulsos, que ya se había estudiado para el Proyecto Orión, con la salvedad de que en esta ocasión, en lugar de reacciones de fisión nuclear, el sistema de propulsión utilizaría reacciones de fusión nuclear mediante una técnica conocida como fusión de confinamiento interno. Este sistema de propulsión funcionaría básicamente del siguiente modo: en la cámara de combustión de la nave se introducen pequeñas píldoras que contienen una mezcla de Deuterio y Helio-3, y que son bombardeadas por un rayo de electrones de alta energía haciéndolas explotar como si de mini bombas termonucleares se tratase. Un potente campo magnético confina y canaliza las explosiones de modo que el plasma acelerado a altas velocidades sale por la parte trasera de la nave provocando una aceleración.

Así, haciendo explotar 250 de estas pequeñas píldoras de combustible por segundo, la velocidad de crucero deseada podría alcanzarse durante una fase de aceleración de 4 años. Aunque este tipo de propulsión, al igual que en el Proyecto Orión, adolece básicamente de los mismos problemas: el número de píldoras de combustible necesarias para acelerar la nave durante 4 años a un ritmo de 250 por segundo es de cientos de miles de millones y el sistema de propulsión debe ser fiable al cien por cien.

Pensad que esta nave tendría una altura total de de 550 m y un peso de 54.000 toneladas, 50.000 de las cuales corresponderían solo al combustible. Está nave estaría constituida de tres partes:

Una primera sección muy grande, compuesta de un racimo de seis de depósitos esféricos para combustible y una gran trompa de descarga.
Una segunda sección, mucho más pequeña, compuesta por cuatro depósitos para el combustible.
Un módulo para la carga útil donde se encontraría el cerebro electrónico de a bordo, un conjunto de sondas automáticas interplanetarias, una serie de telescopios y otros instrumentos de observación.
Evidentemente, semejante paquidermo espacial, solo podría construirse en órbita y a un elevado coste. De hecho, los diseñadores de la misma, planteaban como posibilidad construirla en la órbita de Júpiter, donde podría abastecerse del combustible necesario para el viaje.

Otros problemas adicionales a considerar son, por ejemplo:

El sistema de guiado y navegación. Obviamente, la nave debe incorporar un sistema de propulsión auxiliar, con su propio combustible, para reorientar su rumbo.
El efecto de la radiación cósmica sobre los componentes electrónicos, ya que la radiación recibida por estos al viajar a estas velocidades puede acabar con su operatividad antes de finalizar el viaje.
La comunicación con la nave a grandes distancias.
El sistema de reparación autónomo, pues los componentes de la nave pueden estropearse o sufrir desperfectos.

La colisión con pequeñas partículas del medio interestelar que pueden erosionar el casco de la nave.
Para resolver estos problemas, se plantearon algunas soluciones algo futuristas que, evidentemente, en aquella época no estaban disponibles, ni aún en la actualidad. Así, la nave, debía incorporar una IA capaz de controlar todos los sistemas de forma autónoma y reaccionar ante imprevistos o desperfectos (el equivalente real de HAL 9000), ya que debido a las grandes distancias, la intervención humana desde Tierra no podría hacerse en tiempo real, pues las señales tardarían años en llegar. La nave también dispondría de pequeños robots controlados por la computadora de a bordo para realizar reparaciones en pleno viaje.

Otra de las soluciones propuestas en el diseño del Proyecto Daedalus es la incorporación de un disco de Berilio de 50 toneladas y 7 milímetros de grosor cuya función era proteger la nave de las colisiones producidas con el polvo interestelar y pequeños meteoroides, así como la creación de una nube protectora de partículas situada a unos 200 Km. de la parte delantera de la nave que ayudaría a dispersar las partículas más grandes que se encontrase en su camino, especialmente aquellas encontradas en el Sistema Solar objetivo.

Y a pesar del elevado coste que intuimos tiene este tipo de naves, ¡se trata de vehículos desechables! Sí, el Proyecto Daedalus no contempla una fase de deceleración, razón por la que es una nave no tripulada, de manera que al llegar a su punto de destino, debe soltar las sondas que lleva a bordo, que son las encargadas de recopilar información de la estrella principal y los planetas asociados a ella, y enviarla a la computadora de a bordo que a su vez la transmitirá a la Tierra. Después la nave pondrá rumbo a otra estrella y así sucesivamente...



0 comentarios:

Publicar un comentario