Con la tecnología de Blogger.

Seguir por correo

Las esferas metálicas de Sudáfrica.


Fueron encontradas a principios de los años 80 por los mineros que se dedican a la extracción de pyrophyllite, en una mina que se encuentra ubicada cerca del pueblo de Ottosdal, en el oeste de Transvaal. El pyrophyllite es un mineral blando, y está formado por sedimentos de más de 2.800 millones de años de antigüedad (mucho antes de la aparición de mamíferos en la tierra).   Por otro lado, las esferas están formadas en su exterior, por un metal durísimo que no puede ser rayado ni por el acero. En su interior, contienen un material muy poroso que tiende a desvanecerse al abrir su cobertura.  Nadie puede dar una explicación satisfactoria a la naturaleza de las esferas, que presentan unos surcos perfectamente paralelos al ecuador, lo que hace descartar que hayan surgido de forma natural y espontánea e induce a pensar que han sido "fabricadas" por un ser inteligente y con avanzada tecnología metalúrgica.

¿Como puede ser que una construcción a todas luces artificial, aparezca en un sedimento de 2.800 millones de años, cuando en esas fechas, la tierra se encontraba en el periodo llamado precámbrico, en el que ya existían las bacterias, pero la atmósfera no era igual que la actual y era imposible la existencia de vida de organismos superiores?  Se da la curiosa circunstancia de que presentan algunas de ellas, una asombrosa similitud con las fotografías tomadas de la luna de Saturno, llamada Iapeto, padre de Prometeo en la mitología Griega, considerado el protector de la Humanidad. Los objetos parecen artificiales, pero el estrato de roca donde fueron encontradas corresponde a una era en la que no existía forma de vida inteligente. Jamás he visto nada semejante. Roelf Marx, director del Museo de Klerksdorp, Sudáfrica.

Actualmente Michael Cremo y Richard Thompson han reabierto el caso, investigando más profundamente estas curiosas esferas. Las conclusiones a las que han llegado son sorprendentes, y se recogen en su obra Arqueología prohibida.  Han descubierto que las esferas de Klerksdorp no pueden ser de origen natural, ya que su exterior está formado por una aleación de acero y níquel de gran dureza -imposible de encontrar en la Naturaleza-, lo cual demuestra que fueron fabricados por entes inteligentes, hace millones de años. Llama la atención que su interior está hueco. Algunas de las esferas han sido seccionadas por los investigadores, y se ha descubierto que albergan en su interior un material esponjoso que al entrar en contacto con el oxígeno del aire, se desvanece rápidamente. Estas piedras pueden dividirse en dos tipos; Las primeras son de un metal sólido de color azulado con manchas blancas, y las segundas son huecas y repletas de un material esponjoso blanco. Según Roelf Marx, curador del museo dónde están expuestas, una de las esferas empezó a dar vueltas sobre sí misma, estando dentro de una vitrina de cristal sin vibraciones externas. Este misterioso suceso ha fascinado a más de uno, y a raíz de esto se han realizado más experimentos para tratar de explicar tales reacciones. 

El  Instituto Espacial de la Universidad de California, tras varios análisis llegó al resultado siguiente:
El equilibrio es tan perfecto que excede nuestras actuales tecnologías de medición. El único modo para crear un objeto similar, si existiese la tecnología, sería a gravedad cero. 
Actualmente algunas de ellas están expuestas en el Museo de Klerksdorp, Sudáfrica y son un verdadero quebradero de cabeza para investigadores, científicos y arqueólogos.. Se desconoce el paradero del resto de esferas. La esfera original exhibida en el museo de Klerksdorp fue robada, por sus presumidas cualidades mágicas.




ovni©anarias  

1 comentario :