Con la tecnología de Blogger.

Seguir por correo

CASOS OVNIS, La abducción de Julio F. Soria (España) 5 de febrero de 1978


Julio F. era un hombre normal. Muy aficionado a la caza, acostumbraba a salir temprano por la mañana con su perro Mus, para así aprovechar al máximo el tiempo de montería. Sin embargo, la madrugada del 5 de febrero de 1978 tendría un insólito encuentro con lo extraño. Aquél día, Julio conducía su coche, acompañado por su perro Mus, por la Nacional II, cuando de repente, una extraña voz le hizo desviarse hacia el entonces célebre hostal 113. LLego a aquel  lugar, un hostal muy famoso en aquellos años y que era parada de cazadores y camioneros regularmente.Se sorprendio que en aquel lugar no hubiera nadie a esas horas cuando era un lugar bastante concurrido, se extraño pero se sentó a tomarse un cafe y  una copa de licor como eran en el costumbre. Lo que Julio F. comprobó es que durante el tiempo que estuvo en aquel lugar no entró ni una sola persona dentro de la cafetería. Observó curioso al camarero, un hombre que ciertamente era "algo extraño", un tipo de gran altura (mas de 2 metros) de ojos muy grandes y piel muy blanquecina, portaba este unos Extraños guantes amarillos de plástico para  nada usuales en un camarero, que se movía con cierta torpeza, ademas Julio apreció una especie de peluca rubia rizada o ensortijada, algo que a el le pareció a todas luces que era como de una especie de disfraz.

Y de todo ello lo que mas recordó con el paso del tiempo fue que  este desprendía un fuerte olor como a pino o algo parecido que lo hacía muy desagradable. Era una persona muy rara ciertamente. Para sorpresa de este el camarero le da unas indicaciones diciéndole donde puede ir a cazar. Le cuenta que pasado el pueblecito de Medinaceli en una carreterita rural junto a un camino podrá ir a cazar. Así Julio sale del hostal rumbo a su " nuevo destino" sin saber aun porque. Donde pocos minutos después avistaría una rara luz en el cielo que le provocaría un peligroso incidente con su vehículo. La siguiente escena en este relato nos lleva a lo que Julio recordó durante las sesiones de hipnosis que le fueron realizadas años después: mientras revisaba junto a su perro Mus si se había producido alguna avería en su Seat 124, vio cómo dos humanoides le llamaban por su nombre y le pedían que les acompañara hasta un lugar cercano. Una invitación que Julio aceptó al escuchar de nuevo una voz que le iba tranquilizando. 

Obedece entonces ciegamente las indicaciones de aquellos seres que caminan a grandes zancadas y los sigue hasta una colina cercana y para su sorpresa se encuentra una gigantesca aeronave que segun contó tenia un tamaño de aproximadamente 4 pisos y se sostenia en el aire como sujetada por alguna extraña fuerza que la hacia permanecer ingrávida. Julio se queda como paralizado al ver semejante vehículo ante si. De repente una luz aparece desde lo alto de la nave que sin aviso absorbe a Julio y su perro hacia el interior de la aeronave. Julio se siente como confundido en un primer momento, pero cuando recupera la consciencia se da cuenta de que se encuentra en el interior de un recinto extraño, sin duda es el interior de la aeronave. 


Mientras los seres con su mirada lo examinaban de arriba abajo escucho esa voz en su cabeza:"tranquilo,no te haremos daño,solo queremos examinar tu perro,pero no lo haremos sin tu permiso" Julio sin saber porque accedió a que se examinara a su perro Mus que fue conducido a una especie de espejo donde se le situó. Uno de estos seres pincho en la pata al perro entre los sollozos de animal que se sentía intimidado e impotente para poder defenderse de aquel personaje. Lo siguiente que Julio F. recordaba era que se volvía a su automóvil junto a su perro,se sentida confundido y mal, decidió volver a su casa.Cuando se percato de donde estaba se dio cuenta de que era de noche y su reloj permanecia estático en la hora de aquel fatídico encuentro. Las 5 y 30 de la madrugada.



ovni©anarias 

2 comentarios :

  1. unos de los primeros casos de abducción en España, hubo otro caso en brugos Antonia Martin contaba con 9 años de edad cuando vio
    a dos individuos altos subido en un coche que iva como volando

    ResponderEliminar